¿A cuántos de ustedes les gusta ver imágenes de atractivos modelos posando en paños menores o fotografías artísticas con gran carga de erotismo? Supongo que a muchos.

Bueno, pues incluso estas pequeñas cosas de la vida que hoy en día nos hacen felices, agradecemos y se nos hacen de lo más normal, tienen su historia y la gran mayoría de las veces pasa desapercibida.

Robert Henry Mizer

Robert Henry Mizer, originario de Idaho, Estados Unidos, fue un fotógrafo y cineasta nacido en 1922 y es mayormente conocido como Bob Mizer, el pionero de la pornografía gay.

Pero antes de que por el simple hecho de escuchar la palabra pornografía se les vengan a la mente esas cochinotas imágenes, deben saber que en la época que vivió Bob, ahí por los años 40, el puritanismo en Estados Unidos era exagerado, llegando al grado de considerar la desnudez masculina como inmoral, obscena e incluso se consideraba ilegal.

Esto hizo que el trabajo de Bob Mizer fuera muy controversial y transgresor con las normas de su época, ya que su obra estaba enfocada en el desnudo masculino.

Se trataba de fotografías en a color y en blanco y negro que retrataban modelos desnudos, semidesnudos o vistiendo únicamente unas prendas conocidas como “posing straps” (las tangas de aquellos días pues).

Estos hombres posaban seductoramente mostrando sus atractivos atributos, resaltados por un gran trabajo de iluminación y talento, lo cual hacía que en cada imagen se transmitiera una fuerte carga de homoerotismo.

Bob Mizer, con tan sólo 20 años, mostraba al mundo sus primeras fotografías generando una revolución única. El éxito y la aceptación de su trabajo no tardaron en hacerse presentes, para 1945 Mizer fundaba la empresa Gremio de Modelos Atéticos (Athletic Model Guild) o AMG, la cual se dedicaba a producir y distribuir fotografías y también cortometrajes que exaltaban el desnudo masculino.

Algunas de las primeras fotos de Bob Mizer. (Bob Mizer Foundation)

Pero dicen que la fama nunca viene sola y este fue el caso de Bob, quien tuvo que luchar contra las normas sociales en diversas acusaciones en juicios, donde se le imputaban cargos desde obscenidad hasta drogadicción y prostitución.

Así, la AMG siguió cosechando frutos, sin embargo en 1947, la persecución contra Bob Mizer por fin tuvo éxito y lo pudieron condenar por el delito de distribución ilegal de material obsceno a través del servicio postal de Estados Unidos.

A pesar de cumplir una condena no mayor a un año en un campo de trabajo en California y de la (re)presión social y legal, Bob continuó con su trabajo hasta conseguir construir un gran imperio con sus fotografías y películas beefcake.

Este llamado estilo beefcake o pastel de carne (ya se imaginarán el por qué), proviene de las famosas revistas de entre los años 30 hasta 60, que si bien se presentaban como publicaciones dedicadas a promover el estilo de vida fitness y de salud, mostraban modelos guapos, jóvenes e incluso culturistas, en poses atléticas o haciendo ejercicio, lo que hizo que su principal público fueran los gays.

Recordemos que Estados Unidos en ese entonces, poseía una mentalidad homofóbica y ultra conservadora, donde había leyes de censura que no permitían la pornografía gay explícita. Por esta razón es que las personas gay recurrían a este tipo de revistas, que a menudo era el único escape con el que podían gozar de cierta libertad en su sexualidad.

Unos años más tarde, en 1951, Bob lanza al mercado la revista Physique Photo News, que en ese mismo año se convertiría en Physique Pictorial, considerada como la primera revista gay de Estados Unidos, a pesar de no contener referencias explícitas, pero sí el trabajo de Bob, además de opiniones que se expresaban contra la hipocresía del mundo.

De esta forma, Bob Mizer continuó con su obra, fotografiando a más de  hasta morir en 1992 y de cierta forma luchó contra la censura, logrando que hoy en día podamos apreciar lo que muchas veces tomamos como algo trivial.

Para conocer más sobre el trabajo de Bob Mizer por favor visita este sitio debido a los permisos de reproducción.