Pensar en los Países Bajos debería ir más allá del queso holandés, tulipanes, zapatos de madera, molinos de viento y uniformes anaranjados (obvio la última no me consta, pero mis amigos fugas me dicen que es el horrible color de sus equipos deportivos).

De hecho, nuestra comunidad tiene muchas razones para sentirse orgullosa de este país, ya que los Países Bajos tiene muchos homosensuales brillantes, hoy hoy quiero que conozcan unos cuantos.

Display de Benno Premsela

Primero les presento a un par de activistas que no le piden nada a Harvey Milk: Benno Premsela (1920-1997) y Jan Wolter Wabeke (1948-). El primero fue un artista que estudió en Amsterdam y creó un lenguaje de diseño basado en el minimalista y la funcionalidad. Esto le valió lugares privilegiados en las más exclusivas instituciones artísticas de su país, y de hecho podemos apreciar sus piezas en los museos de Holanda. Pero como activista, Premsela fue uno de los primeros hombres gay de su país fuera del clóset en la TV, y el hecho de haber nacido antes de la Segunda Guerra Mundial y de haber perdido a sus hermanos en los campos de concentración le hizo luchar por los derechos humanos desde 1947. Jan, por su parte, es un juez de la suprema corte de su país clave en la legalización del matrimonio igualitario en esta nación (2001), y todo gracias a un tecnicismo ya que la ley del matrimonio en este país nunca especificó el género en esta unión.

Relacionada: Políticos LGBT+ en Europa.

Hans Klok

También les traigo a otros tres neerlandeses que lucharon desde trincheras distintas. Gerard Reve (1923-2006) fue uno de los mayores escritores de la posguerra y también uno de los primeros hombres abiertamente gay de los Países Bajos. Fue acusado de pedofilia debido a su orientación, de racismo gracias a sus poemas sobre emigrantes, su rey se negó a otorgarle un premio literario que le correspondía, y luchó contra la Iglesia Católica. Otro gran escritor (dicen que el mejor de este país) fue Louis Couperus (1863-1923). En sus textos sobre amor y sufrimiento plasmó sus propias tragedias, pero también sus propios deseos homosexuales, poliamorosos y andróginos, como en Montaña de Luz (1906). Por último encontramos a Hans Klok (1969-), ilusionista y mago dueño del título de más ilusiones a larga escala por minuto en el mundo (doce).

Como pueden ver, los Países Bajos, además de tener una de las marchas del orgullo LGBT+ más grande del mundo, uno de los monumentos más bellos en honor a nuestra comunidad, uno de los distritos más abiertos y divertidos, y el título de haber sido el primer país en legalizar el matrimonio igualitario en el mundo; tiene muchos nombres que debemos recordar y admirar.

¿Qué opinas?