Salí corriendo de repente. Sólo me dio tiempo a oír a mi madre, que decía “Pero ¿qué hace ese idiota?”No quería estar con ellos, me negaba a compartir con ellos ese momento. Yo estaba ya lejos, había dejado de pertenecer a su mundo, la carta lo decía. Salí al campo y estuve andando gran parte de la noche: el ambiente fresco del norte, los caminos de tierra, el olor de la colza, muy intenso en esa época del año. Dediqué toda la noche a elaborar mi nueva vida, lejos de allí.

Esta no es una historia de ciencia ficción, esta novela trata sobre la vida de Eddy Bellegueule (que cambió su nombre a Édouard Louis), una autobiografía del autor que actualmente tiene 24 años. La novela, En finir con Eddy Bellegueule fue todo un éxito en Francia durante el año de su publicación (2014). Y de antemano quiero que sepan, que aunque es una historia muy cruda, el estilo y el mensaje que Louis transmite en sus letras es excepcional.

El escenario de la novela es Hallencourt (Somme), al norte de Francia. Un pequeño pueblo marcado por la homofobia, la miseria y el racismo en el que Eddy (hoy Édouard) vivió una cruda niñez.

Esto, sin considerar que su entorno se encontraba ante una situación política y económica también delicada, en aquel entonces la población obrera se encontraba en paro, su educación no era nada buena y la crisis en su familia contribuyeron a generar un ambiente nada saludable para su desarrollo. De hecho, Louis no leyó hasta los dieciséis, ya que este acto se consideraba “una cosa de maricas”, pero el no leer, no salvó al protagonista de esta historia de los abusos. Su día a día en la escuela consistía en tratar huir inútilmente de la violencia, tanto en su casa como en la escuela fue etiquetado desde muy pequeño como alguien frágil e inadaptado. Desde las primeras líneas de la novela esto queda claro cuando describe la serie de vejaciones e insultos a las que fue sometido.

Portada de “Para acabar con Eddy Bellegueule”, editado por Salamandra (2015).

«La verdad es que la rebelión contra mis padres, contra la pobreza, contra mi clase social, su racismo, su violencia, sus atavismos, fue algo secundario. Porque, antes de que me alzara contra el mundo de mi infancia, el mundo de mi infancia se había alzado contra mí. Para mi familia y los demás, me había convertido en una fuente de vergüenza, incluso de repulsión. No tuve otra opción que la huida. Este libro es un intento de comprenderla».

Édouard Louis, hablando de su novela.

La verdad es que no es un libro fácil de leer. Desde el primer momento en el que Eddy describe el odio de sus compañeros y de sus padres debido a su forma de ser, además del hecho de que su padre era alcohólico y estaba desempleado, por lo que su madre toma las riendas, económicamente hablando, del hogar. Esta situación solo agrava la toxicidad del ambiente en el que creció Louis. Su infancia no tuvo ni un solo momento de felicidad, o de paz. Atormentado por sus compañeros en la escuela que incluso se atrevieron a escupirle y hacerlo tragarse el escupitajo como parte de las humillaciones a las que lo sometían, en su familia jamás encontró un refugio a esta situación. Su vida consistía en salir del infierno de la escuela para entrar a uno mayor: su propia casa.

Podríamos pensar que la realidad que el autor desdibuja no corresponde a un país del primer mundo, pero aún actualmente la homofobia en países como Francia es latente. Aunque sí, hoy que Louis vive su homosexualidad lejos de su ciudad de origen, lo que el autor continúa intentando hacer ver al mundo es que incluso en aquellos lugares recónditos e impensables del mundo, hay muchos chicos LGBTI+ que sufren y que muy probablemente no tengan la misma suerte que Édouard. Aunque, en medio de un grito de tristeza, el autor también describe sentimientos de revuelta, de hartazgo, de liberación. Y cuando habla de esa triunfal huída y de cómo su vida cambió después de alejarse de aquella familia que lo dominaba; como lector experimenté una maravillosa sensación de esperanza que espero ustedes también vivan junto con el autor.

Es importante resaltar la franqueza del autor al hablar de un tema tan delicado como la violencia, pero también de cómo el protagonista se antepuso a esta situación y se convirtió en el hombre pleno que actualmente ya ha publicado dos libros. Además, descubrimos cómo la visión del protagonista cambia y comienza el tan arduo proceso de autoaceptación. Por ello, esta novela podría ser muy recomendable para adolescentes que están en este proceso de salir del clóset, o para los padres que les ha costado aceptar la salida del clóset de su hijo/a.

¿Conocen a alguien que está en esta situación?

Compártanle este artículo…

El autor es la primer persona en su familia que ingresa a la Universidad. En 2011 fue admitido en la École Normale Supérieure y en la Escuela de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales en París. En 2013, cambió oficialmente su nombre a Édouard Louis y en 2016 publicó su segunda novela: Historia de la Violencia que relata la historia de su violación y su intento de homicidio en la víspera de Navidad de 2012, esta novela se centra en la naturaleza cíclica y autoperpetuadora de la violencia en la sociedad.

Me paraba y volvía a empezar. Hoy voy a ser un tipo duro (…) y lloro al escribir estas líneas; lloro porque me parece una frase ridícula y repugnante, esa frase que me acompañó varios años y estuvo como quien dice, parece que no exagero, en el centro de mi existencia.

Y aunque podrían pensar, que Louis habla demasiado de la violencia quizá por perturbación, el autor ha logrado sanar su doloroso pasado gracias a la literatura, y además su pretensión es utilizar este recurso para sensibilizar a sus lectores sobre las graves consecuencias de permitir el abuso, pero no solo eso, pues está convencido de que el simple hecho de tachar de monustrosa la violencia contra la comunidad LGBTI+ o cualquier persona, no funciona, pues el objetivo de sensibilizar a una sociedad acerca de una problemática debe trascender a la reestructuración de la educación que se imparte dentro y fuera de las escuelas. Pueden leer un poco más sobre estas opiniones del autor en esta entrevista.

El mensaje que Édouard nos entrega en esta novela es invaluable. Ha abierto su corazón para contar una amarga historia y sin embargo, difundir a través de ella un mensaje de esperanza y apoyo para aquellos adolescentes y jóvenes que sufren violencia y acoso por cualquier motivo. Sin duda, esta novela se convertirá en un libro que estoy seguro recomendarán a alguien y con el que se sentirán además de identificados, profundamente agradecidos.

En México lo consiguen aquí, para el resto del mundo acá. Ojalá les guste…

¿Qué opinas?