Seguramente no es noticia para la mayoría de ustedes que el 17 de mayo de todos los años celebramos EN TODO EL MUNDO el Día Internacional Contra la Homofobia y Transfobia #IDAHOT.

Publicidad

Otra cosa que tampoco es novedad para muchos de mis lectores es la Escala de Kinsey, y justamente por esa fecha tan importante, quisiera que conociéramos mejor a Alfred Kinsey, quien nos ha resuelto dudas y tranquilizado temperamentos, ya que no todo es blanco o negro.

Para los despistados o perdidos, solamente aclaro rápido: esta escala es la que nos indica qué tan heterosexuales (0) u homosexuales (6) somos. Estos puntos extremos se encuentran en los lados opuestos de la escala, y en medio encontramos a los bisexuales, heterocuriosos, homocuriosos, heteroflexibles, homoflexibles o como sea que cada quien se quiera llamar. Lo importante es saber que nosotros mismos somos quienes nos conocemos mejor, y nos ubicamos donde queramos en esta escala.

grafkinsey¿Pero de quién fue esta maravillosa idea? ¿Cuándo, cómo y por qué se le ocurrió? Ahora nos parece obvio, pero estamos hablando de un contexto social y cultural en el cual no se hablaba abiertamente de diversidad sexual, y mucho menos estudiarla a profundidad (1948). Esta escala fue publicada por primera vez en Comportamiento Sexual en el Hombre Humano (que vendió más de medio millón de copias) y en Comportamiento Sexual en la Mujer Humana, investigaciones en la cuales participó, junto con otros científicos, Alfred Kinsey.

AlfredKinseyEste revolucionario nació en New Jersey, y fue el académico, biólogo, zoólogo y sexólogo que fundó el Instituto para la Investigación sobre Sexo en la Universidad de Indiana. Debido al poco conocimiento de la materia en ese entonces, se vio obligado a hacer fuertes experimentos y miles de íntimas entrevistas. Muchos de estos experimentos debieron hacerse debajo del agua, y proteger en el anonimato a sus participantes, ya que si las prácticas hubieran sido públicas, seguramente se habrían prohibido. Entre los temas que buscaba estaban la homosexualidad, las prácticas sexuales, los estímulos y los orgasmos. Es curioso que Kinsey estudiara sexualidad infantil y adolescente, algo que incluso hoy puede resultar controversial si no se hace correctamente. Además, sus muestras tendían a enfocarse en minorías sociales y sexuales.

Por todo esto, sus resultados no siempre tuvieron la representatividad que requeriría una investigación moderna seria, y se duda que sus reportes hayan sido completamente imparciales. No obstante, algunas de sus conclusiones son hoy claras verdades, como el hecho de que DEMASIADA gente no sea exclusivamente hetero u homosexual, o de que las antes denominadas “enfermedades” ahora simplemente se ven como “orientaciones sexuales”. Estos estudios claro que tuvieron razones de ser, su curiosidad por la sexualidad humana le era natural. Kinsey se encontraba en algún lugar en medio de su propia escala, tuvo padres muy conservadores, y se casó con una mujer con la cual se dice tuvo un matrimonio relativamente “flexible”.

220px-Kinsey_movieObviamente, el hecho de haber sido uno de los primeros en estudiar la sexualidad levantó muchas cejas, pero recientemente ha sido motivo de inspiración en diversos aspectos. Sobre su vida podemos encontrar una obra de teatro (Fucking Wasps), un musical (Dr. Sex), una biopic (Kinsey, estelarizada por Liam Neeson), una novela (The Inner Circle, de T.C. Boyle), un documental (Kinsey, de PBS) y una obra para radio (Mr. Sex, de BBC). Igualmente, hoy es uno de los científicos más celebrados por nuestra comunidad, y un prestigioso referente de la comunidad científica.

Gracias a su atrevimiento social, político, cultural, ético, moral, antropológico, psicológico y biológico.

No importa si de vez en cuando a un chico gay usa papaya en el acondicionador, o si a una lesbiana una vez al año no se le antoja un sundae y prefiere un banana split, o si sólo vemos a la fruta como fruta que queremos disfrutar y ya (busquen “pansexualidad”) o no (“asexualidad”). Lo importante es que comamos lo que nos plazca, y sobre todo, que agradezcamos a los pioneros que estudian la naturaleza y la sexualidad humana, que destruyen tabúes y que eliminan etiquetas.

Por eso, mañana celebremos nuestra homosensualidad, bisensualidad, lesbosensualidad, transensualidad y el resto de las sensualidades.

Tal vez te interese: Kinsey (2004): Es hora de hablar de sexo

Y tú ¿qué opinas?