novia
novia
Publicidad

Siempre me la paso hablando de rompimientos y de cómo se sufre y todo eso. Lo sé, me encanta andar en el drama, pero fuera de eso no soy un frío e insensible corazón, he sido (y lo sigo siendo) una persona muy romántica y me encantan las cursilerías más cuando me enamoro que eso digamos, a veces ha sido más frecuente de lo que me gustaría.

imagesEntonces en esta ocasión les traigo unas técnicas ya aplicadas, caladas y garantizadas (lleeeveee lleeeveeee) de cómo le he pedido a algunas de mis ex’s que fueran mis novias, ya sé que ya pasó el mes del amor y la amistad pero eso de los noviazgos aplica para siempre:

1. REPARTIDERA DE NOTITAS

En una ocasión cuando yo era aún chavita e iba a fiestas multitudinarias caseras, le pedí apoyo a los amigos de mi próxima a ser novia (los amigos siempre son un buen apoyo mientras les caigas bien. GÁNENSE A LOS AMIGOS Y FAMILIA PARA TENER UN NOVIAZGO MÁS TRANQUILO), fuimos a una de esas fiestas y yo había repartido la frase “Me encanta estar contigo, me gustas mucho y quisiera saber si aceptarías ser mi novia”, o algo así (la edad, les digo, me impide recordar bien la frase exacta). Dichos papelitos estaban numerados y al llegar a la fiesta y haberlos repartido entre todos, le dije que le tenía una sorpresa pero que tenía que ir preguntando a todas las personas de la fiesta si tenían algún recado para ella. Así lo hizo, consiguió todos los papelitos y al final me dijo que sí. CAMPEONA MUNDIAL.

2. LA MONEDA DE 50 CENTAVOS

amor_calle_1-672xXx80Una vez (sí, aún en mis años mozos), leí un libro de superación personal (ésta es una historia punto y aparte) y una de las cosas que decía era una analogía de cómo a veces tienes una moneda y quieres ir a un banco a guardarla y ese banco no recibe ese tipo de monedas pero tú te aferras a que quieres poner tu moneda ahí (ahora que lo pienso suena a analogía sexual) en lugar de buscar algún banco que realmente sea compatible con tu moneda (lo cuento lo mejor que lo recuerdo, de nuevo, la edad). Entonces en ese momento tenía el recuerdo de la lectura fresco, se lo conté a mi chica y fuimos a cenar a un restaurante romanticón, ahí le pedí al mesero que llevara un pequeño cofre adornado en un plato cuando le diera la señal, así lo hizo. Dentro venía una pequeña moneda de 50 centavos por lo que al abrir el cofre ella lo entendió todo, simplemente le pregunté si ella podría tomar mi moneda de 50 centavos. DING, DING, DING, ÉXITO .

3. LA CENA IMPROVISADA EN UN CUARTO PORQUE ESTUDIANTE VIVIENDO EN CASA DE SU MAMÁ

images (1)Esto lo hice todavía más chavita (suspiro al recordar la juventud), vivía en casa de mi mamá todavía y como siempre fui buena con las manualidades *guiño, guiño* entonces pinté una manta con colores claros y escribí un poema de Bécquer en la misma, esa manta la colgué a la mitad del cuarto para dividirlo y del lado oculto del cuarto puse una mesita, sillas y decoración con pétalos de rosas. Invité a mi próxima novia a la casa (como esas cosas que hace uno después de la escuela) y le dije que me esperara en la sala porque tenía súper desordenado el cuarto, entré prendí velas y después la invité a pasar, a ella se lo dije directo. MI NOVIA TAMBIÉN.

4. EL ROMPECABEZAS

Una vez salí con una hermosa, elegante e inteligente mujer que amaba los rompecabezas, después de varias semanas saliendo no me aguanté más las ganas y lo hice. La invité a cenar a la casa, le preparé la cena, había vino y en una hoja escribí cosas bonitas que terminaban en “¿Quieres ser mi novia?” esa hoja la adorné, la plastifiqué y la corté a modo de rompecabezas. Al terminar la noche se lo entregué, ella armó el rompecabezas y me besó. ¡DIJO QUE SÍ!

descarga

En realidad tengo varias historias pero las omitiré porque qué van a pensar de mí y de si he tenido o no muchas novias, además lo ideal es que con lo que les cuento más bien se les ocurran muchas ideas. Para mí la clave siempre ha sido poner atención, cuando sales con alguien siempre directa o indirectamente te hace saber las cosas que les gustan, lo que les encanta. Por ejemplo, a mi ahora ex-novia rompecabezas le encantaban los conejitos de chocolate, así que una vez cuidadosamente abrí uno (para que mantuviera su forma) y le metí papelitos diciendo lo maravillosa que era, le di dos (porque si no se iba a quedar con el antojo del chocolate) y uno se comió y con el otro se sorprendió al ver lo que había hecho.  Cuando uno quiere, cuando uno se enamora y cuando uno se emociona con otra persona no existen límites, y lo mejor siempre será hacer las cosas uno mismo (genera puntos dobles) y pensando en todo lo que le gusta a la otra persona.

Si ya son de la generación de “no necesitamos andar para ser algo” entonces ignórenme, pero si aún son románticos empedernidos como yo. ¡Éxito! ya sea para pedirles que sean sus novias, novios o algo ya más serio.

Comenten, den más ideas o simplemente saluden. 

Y un videíto just because. Luv yu.

 

Y tú ¿qué opinas?

Compartir
Artículo anteriorCáncer anal y de garganta, el problema de salud que se nos viene
Artículo siguienteGobernador de Virgina también vetará la ley que permite la discriminación
Hace tanto tiempo que salí del clóset que ya no recuerdo las cosas que guardaba ahí dentro. Recientemente llegué al tercer piso y apenas estoy acostumbrándome. Dicen que he tenido muchas novias pero yo digo que más bien me gusta conocer muchos puntos de vista. Amo estudiar y si algo me causa curiosidad entonces simplemente tengo que hacerlo. Alguna vez le hice al motocross pero ahora quiero aprender a tocar violín. Me gusta escribir y generalmente escribo lo primero que me viene a la mente. Estoy enamorada del amor y soy adicta a la etapa del enamoramiento. Podría dar conferencias acerca de cómo ligar en Twitter pero nunca ligué en un antro. Me gusta que me digan que mi nariz está bonita porque me salió cara. Un día salí con mi estabilidad emocional y ya no recuerdo dónde la dejé. Ya sé, me veo masculina, pero en el fondo existe una delicada princesa.