Gay Pride American Flag with Stars and Rainbow Stripes
Publicidad

Durante mucho tiempo, nuestra comunidad ha guardado una prudente distancia con respecto al partido conservador de los Estados Unidos, ya que las posturas de sus representantes en general no nos han favorecido mucho en términos de matrimonio igualitario, adopción, uso de baños, y tantos otros temas que nos atañen. Si se han dado algunos avances, han sido casi siempre gracias a la fuerza demócrata. No obstante, con las elecciones presidenciales en puerta, el partido republicano hoy enfrenta nuevos retos, y sabe que debe transormarse para recuperar la Oficina Oval. Así, hoy nos preguntamos qué tantos son hoy los Republicanos LGBT friendly.

Por si quieren agarrarlo a palos... en el mal sentido
Por si quieren agarrarlo a palos… en el mal sentido

Por un lado tenemos al aspirante (y enemigo declarado de México y del buen gusto capilar) Donald Trump. Hablando del incidente de los baños públicos y el uso que le pueden dar los #transensuales en Carolina del Norte, primero Trump se mostró LIGERAMENTE a favor de la comunidad trans, pero luego hizo una declaración mucho más neutral, reafirmando la independencia de los Estados. Más allá de este tema, Trump se ha mostrado cauto, casi demasiado callado, y cuando ha abierto la boca, generalmente no ha sido para nuestro bien. Trump considera que el matrimonio igualitario es un tema que debe tratarse de forma tradicional y estatal, no nacional, lo que nos representa una amenaza. Y lo sucedido en Orlando, por ejemplo, apenas y lo descalificó públicamente. Trump sabe que a estas alturas todo lo que salga de su boca puede ser usado en su contra (ya de por sí ha sido bastante).

¿TE GUSTARÍA ENTERARTE LO QUE CAITLYN JENNER OPINA DE TRUMP?

¿Pero qué hay del resto de los republicanos LGBT friendly?

En los útimos días el ala conservadora no nos ha dejado ni respirar. Primero, este grupo pidió a la Suprema Corte regresar el control del matrimonio a los Estados, lo que se opone a la legalización nacional del matrimonio igualitario. Esto muy apesar que el matrimonio igualitario ya tiene más de un año de haberse legalizado (al parecer, la perseverancia de algunos republicanos es de las pocas virtudes que tenemos que reconocerles).

¿Republicanos LGBT friendly?
¿Republicanos LGBT friendly?

Respecto a este mismo tema, un grupo de republicanos moderados han tratado de suavizar la postura del partido ante la comunidad sexualmente diversa. No obstante, sus resultados han dado más pena que el futuro de la carrera como microbióloga de Kim Kardashian. Un ejemplo es Rachel Hoff, miembro del comité republicano y abiertamente fuera del armario, quien no tiene la culpa, ya que aunque presente propuestas, la mayoría conservadora y religiosa de su partido usualmente termina por amortiguar sus iniciativas.

En estos días también algunos republicanos como Tony Perkins han tratado de volver a poner en mesas de diálogo aspectos como la importancia de las terapias de conversión para jóvenes que se identifican como LGBT+, y el derecho de los padres de elegir la terapia que mejor consideren para el tratamiento de menores. Un tema más es la “crisis” que ha generado la pornografía en línea, así como el tema de los baños en Carolina del Norte que, francamente, ya nos tiene más hartos que los que siguen diciendo #GanandoComoSiempre #SoJune2016.

Empero, otros republicanos como Gregory T. Angelo se han mostrado furiosos ante estos actos que su propio partido ha prupuesto recientemente, tachádolos como los más homofóbicos en décadas. Esto debido a que el partido en general se opone siquiera a acercarse a la comunidad en tiempos en los cuales el apoyo urge más que nunca (debido a lo sucedido en Orlando).

¿Y esto en qué afecta al resto del mundo?

Por un lado, no importa si somos anti-yankees o los más pro-gringos, lo que es innegable es que el impacto que este país puede llegar a tener en casi cualquier rincón del mundo es (como algunas cavidades del cuerpo de Samantha Jones) amplio y profundo. Para muchos, las decisiones estadounidenses no son solamente un ejemplo, sino que afectan directamente a cientos… miles… O MILLONES (por ejemplo, todos los latinos que podrían casarse con el amor de su vida y permanecer en el país gracias a la legalización del matrimonio igualitario, o el impulso de campañas internacionales que han surgido en este país para apoyar a nuestra comunidad en todo el mundo).

Lo que podemos ver en la derecha política estadounidense es una crisis interna real, desorganización, y una imagen que da risa tanto a los demócratas, como a la comunidad internacional, y hasta a algunos estadounidenses republicanos de corazón. Habrá que ver qué tanto sigue dando de qué hablar este partido desde hoy hasta que se elija a la nueva cabeza de estado, y bueno, esperemos que los pocos aliados que tenemos en el partido sigan luchando con firmeza, paciencia y cabeza fría *le reza a Cher y a Madonna*.

Y tú ¿qué opinas?