Aunque en general escuchar sobre religión LGBT + friendly es extraño y poco frecuente, existen de hecho unos cuantos casos que vale la pena mencionar, ya sea porque algunos representantes religiosos nos dan la bienvenida, o porque de hecho pertenecen a nuestra propia comunidad. Y no, aunque para muchos de nosotros Madonna o Cher son como nuestros mesías (amén), les quiero presentar gente que de hecho ha dedicado su vida a la religión, la teología, el espíritu… y que de una forma u otra sí nos incluye.

Charamsa

Charamsa

Krzysztof Charamsa es un sacerdote católico polaco, teólogo, filósofo y académico de buen ver que desafortunadamente la Iglesia suspendió de su cargo por romper su voto de celibato con otro hombre. No solamente apoya los derechos de la comunidad sexualmente diversa, reta la institución tradicional del matrimonio y aprueba el aborto, sino que además está públicamente fuera del clóset. De hecho sostiene que los sacerdotes con ingresos estables y sin presiones familiares no pueden entender a una mujer que necesita un aborto. No hace ni un año, Charamsa salió del armario en una declaración para el periódico Corriere della Sera, y para colmo de las autoridades católicas, agregó que tiene pareja con la cual deseaba casarse. Admira a los mártires homosexuales, y tiene una visión diferente de su Dios, del amor y de la Iglesia (que tacha de homofóbica, insensible, injusta y brutal).

Por supuesto que hay mujeres en esta misma situación, como Ellen Marie Barrett. Esta estadounidense es sacerdotiza de la Iglesia Episcopal fue la primera lesbiana en ocupar un cargo como el suyo, lo que obviamente ha causado gran controversia en su Iglesia. Desde antes de tomar su cargo, Ellen ya era una fuerte activista de los derechos de nuestra comunidad en la Iglesia.

Recuerdo la respuesta de Rosa Parks sobre sus razones por las cuales se sentó ese día en el autobús, “No lo sé, creo que solamente estaba cansada”. Así es, cansada… cansada de ser segunda clase, niña buena, virgen-prostituta, defectuosa por naturaleza. Cansada de que me digan que Dios Todopoderoso no me puede llamar al sacerdocio. Barrett.

Rev. Dr. Brent Hawkes celebrates in the WorldPride Parade on Yonge Street, Toronto, Ont., June 29, 2014. THE CANADIAN PRESS IMAGES/Michael Hudson

Hawkes

Por su parte, Brent Hawkes es un reverendo canadiense de sonrisa amigable que defiende que uno puede ser cristiano y gay al mismo tiempo. Es el Pastor de la Iglesia Metropolitana Comunitaria de Toronto desde 1977, la cual incluye a personas LGBT+ entre su congregación de unas 600 personas. Afirma que la Iglesia:

reta a la gente a pensar abiertamente, a perdonar, y a comprometerse socialmente.

El mensaje cristiano son buenas noticias, y quiero que la gente tenga la opción de elegir eso.

Julio III

Julio III

Ni siquiera la autoridad máxima de la Iglesia Católica Apostólica Romana se salva, y como ejemplo tenemos al Papa Julio III, del Renacimiento Italiano. Aunque la historia no lo recuerda como una figura significativa, sí como alguien muy relacionado con el hedonismo y el escándalo. Al tomar su cargo máximo, adoptó a un chico de la calle y lo nombró Cardenal, lo cual no tiene nada de malo. La controversia surgió cuando se rumoró que compartían la cama, y que además el Papa presumía las habilidades sexuales de su joven protegido. Por un lado, claro que reprobamos el abuso de menores, pero por el otro, este Papa representa algo muy importante: que asumir el mayor cargo de la Iglesia Católica ya lo ha hecho al menos un homosexual (ya lo que se haga con esos puestos de poder es algo que se puede discutir en otra publicación).

Warsame

Warsame

Por último quisiera que conozcan al primer clérigo islámico de Australia abiertamente gay: Nur Warsame. Este devoto musulmán se volvió Imman (el equivalente a sacerdote) muy joven, pero luchó contra su sexualidad durante mucho tiempo (al grado de haberse casado con una mujer, de haber tenido un hijo con ella, y de hasta haber pensado quitarse la vida en un momento; algo que muchos musulmanes viven por la violencia, odio, miedo y homofobia que implica salir del armario). No obstante, hoy espera hacer una diferencia para los jóvenes musulmanes LGBT+, algo que ya está sucediendo poco a poco en las nuevas generaciones educadas. Como ejemplo vemos su trabajo en el grupo de apoyo Marhaba para musulmanes australianos LGBT+. Warsame confiesa que:

Está absolutamente bien ser gay y musulmán.

[La intolerancia de la homosexualidad en el Islám está basada en] interpretaciones arcaicas que ya no tienen relevancia.

Hay un lugar para la gente gay en el Islam.

Como pordemos ver, por increíble que nos parezca a muchos de nosotros, a veces las religiones sí nos dan la bienvenida, y no solamente tenemos al Papa Francisco como aliado (relativamente). El extremismo conservador y el fanatismo son elementos que debemos aislar para estudiarlos y reprobarlos, pero en definitiva no podemos generalizar cuando de religión se trata. Y creamos en un dios o no, al final creo que de lo que se trata es de respetar las creencias de todos, sobre todo si se trata de prácticas espirituales o filosóficas que puede hacerlos mejores personas. Si respetamos, incluímos y hasta aprendemos de las diferencias de los demás, quizá ellos también lo hagan con las nuestras.