Señoras y señores, el amor existe. Hablar de relaciones sentimentales SIEMPRE implica cierto tipo de controversia: que los #Homosensuales somos promiscuos y no somos capaces de mantener una relación duradera y monógama, que la mitad de los matrimonios actuales terminan en divorcio, que las #LesboSensuales son demasiado intensas… en fin.

¿Los #Homosensuales no somos somos capaces de mantener una relación duradera y monógama? ¡Falso! Incluso genera debates internos muy fuertes: nos cuestionamos si estamos preparados para asumir un compromiso, si debemos ser exigentes al tratarse de pasar el resto de nuestras vidas con una sola persona, si ya estamos empezando a vestir santos y debemos bajar nuestros estándares, si cierta persona es la correcta, si la debemos dejar ir si no nos corresponde, si somos lo suficientemente buenos para ella, o si vamos ordenando nuestro primer gato.

Stanford-and-Anthony-wedding-satc2-misteremister-01

Antes de seguir, debo de aclarar… no soy experto en relaciones, pero a estas alturas dudo que haya alguien que lo sea.

He tenido novios que duraron un mes, pero también relaciones de años, y he podido ver mucho y creo saber qué se vale y qué no.  Puedo decir que un matrimonio de treinta años no es garantía de felicidad, y claro que muchos terminan en separación, igual que muchos otros de menos de un año. También con el tiempo uno aprende qué batallas son importantes y cuales no valen la pena. No es lo mismo confrontar a una pareja abusiva y violenta, que confrontar a una pareja que tiene unos tenis favoritos que no nos gustan.

Tomemos por ejemplo el tiempo y la distancia. Cuando una relación es suficientemente fuerte, claro que puede sobrevivir una separación temporal y geográfica (y me consta), pero claro, no puede ser para siempre.
Es simple lógica: si hay personas (y muchos de ustedes no me dejarán mentir, seguro han sido o conocen a alguien en este caso) que duran años clavados con alguien que suele no corresponder, una separación no tiene por qué ser impedimento para que dos personas que sí se aman logren superarlo. Uno de los dos puede irse a estudiar un posgrado al extranjero, o puede ser enviado a trabajar a otra ciudad. Aquí lo importante es que la pareja busque formas de mantener el contacto. Hay decenas de formas, y en estos tiempos übertecnológicos no hay pretextos: enviar regalos en fechas especiales (Amazon llega a todos lados), skype, whatsapp, sextear, enviar ligas que sabemos que van a hacer al otro sonreír (puede ser desde un artículo de revista hasta un video de gatos en Youtube).

Considero también importante un balance entre semejanzas y diferencias. Creo que dos personas completamente opuestas no pueden tener una relación larga por simple estadística. enhanced-buzz-wide-28706-1351751346-8Los horarios, las metas, las personalidades, los gustos no pueden ser abismalmente distintos. Pero creo también que nunca podremos encontrar a alguien exactamente como nosotros. Algunas diferencias son importantes para poder aprender del otro, que compense nuestros defectos, que nos muestre cosas nuevas, y que haga que la relación no caiga en la monotonía. En lo que creo que sí debe haber gran similitud es en los mismos principios y valores interpersonales, es decir, la forma en que ambos tratan y llevan las relaciones con sus amigos y familias. Un tip que puedo darles es que se fijen cuando conocen a la familia del otro, porque si tienen intenciones de hacer seria la relación, deben saber que la forma en que trata a su familia es la forma que los tratará a ustedes.

También es vital que compartan amigos, pero que también cada quien tenga los suyos.

Un tema es siempre la diferencia de edad. También me consta que la edad no tiene por qué ser determinante para que una relación funcione o fracase, pero les puedo recomendar una diferencia pequeña, o que al menos estén en sintonía en cuanto a etapas de vida.

Es decir, que ambos sean estudiantes, o profesionistas, o jubilados, ya que mezclar etapas de vida resulta generalmente complicado, incompatible y a veces hasta hartante. Cuando la diferencia es poca, ambas partes aprenden juntas, no una le enseña ni depende de la otra. Lo que sí puedo firmarles con sangre es que ser mayor o menor no significa que alguien sea maduro o no. Sabemos bien que hay incontables cincuentones comportándose como pubertos ebrios en los antros, y también chicos serios y estables de menos de treinta.

Una relación seria no tiene que ser monógama. Involucrar a terceras personas no es para todos, pero hay a quienes les funciona muy bien como válvula de escape. A veces el sexo es solamente sexo, y no tiene por qué afectar el amor que se tienen dos personas.

Un invitado de una noche no tiene por qué arriesgar lo que una pareja pudo haber construido durante años, u ofrecer lo que un miembro de esa pareja ofrece al otro. Aquí la clave es que ambos estén conscientes y de acuerdo con ciertas reglas para que no haya malos entendidos: hay quienes acuerdan estar ambos presentes cuando inviten a alguien, o quienes acuerdan hacer y deshacer cada quien por su lado y no contarse nada mientras se cuiden y sea solamente un encuentro de una vez para evitar involucrarse sentimentalmente, e igual hay quienes concuerdan platicarse todo para no caer en la paranoia.

Vamos con un tópico muy relacionado con el anterior. Los celos son igualmente algo de cuidado. Celar un poco a nuestra pareja puede llegar a ser recomendable, ya que le dice al otro que nos importa. resizeSin embargo, hay límites. Una cosa es pedirle amablemente a alguien en un bar que deje de mandarle besos a nuestra pareja porque no lo tiene claro (a veces a pesar de las manos tomadas, los besos de piquito y los abrazos…), y otra muy diferente es empezar una pelea de bar, o no dejar nunca al otro ver a sus amigos o a su familia. Alcanzar un balance sano es difícil. No es lo mismo ser un poco celoso que un celópata clínico, posesivo y aprehensivo que llama y escribe decenas de veces al día y que entra en crisis psicópatas cuando no contesta el otro. Eso lo único que dice es que quien siente celos se siente inseguro de sí mismo y de la relación, y que no confía en el otro.

Una fibra sensible es la tecnología a la cual nos enfrentamos actualmente, sus ventajas y desventajas. Ahora muchos podemos andar como burro en primavera gracias a que la posibilidad del sexo se encuentra a un click o a una app de distancia.

Esto no significa que una relación seria no se pueda encontrar por ahí también. Una realidad es que podemos buscar todo tipo de gente en cualquier red social. No obstante, igual es cierto que hay aplicaciones que facilitan más cierto tipo de encuentros que otras, no me hagan mencionarlas. Cada vez es más fácil y factible que conozcamos al amor de nuestras vidas por una de estas vías, no tendría nada de malo ni vergonzoso. Lo que sí puedo decirles es que no son garantía de éxito. Las probabilidades de encontrarlo ahí no creo que se alejen mucho a las de encontrarlo por amigos en común, en un bar gay, o hasta en la fila del súper. El chiste no es obsesionarse buscando, más bien dejándose encontrar.

Personalmente lo que mejor me ha funcionado para saber si una relación puede ser seria es si existen cuatro elementos: amor, respeto, cuidado y admiración. ANTM20_Chris_H_Don_01Amar a alguien implica amarlo no solamente a pesar de sus defectos, sino por ellos. Hablar de respeto no es únicamente no pegarle o no insultarle, es verdaderamente darle espacios, independencia, y apoyar decisiones importantes. Ahora sí que en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, en las buenas y en las malas; si se trata de cuidar a alguien, es cuando las cosas se ponen color de hormiga, y pasa tarde que temprano. Y admirar es poder estar con alguien que todos los días quiera aprender y crecer, que estando con nosotros sale lo mejor de sí mismo, y que nos inspira a hacer lo mismo. Sobra decir que lo importante para que todos estos existan es que haya honestidad y comunicación. Es esencial no guardarse nada, por muy bobo que parezca, porque si nos afecta, no puede ser tan bobo. Recuerden, el otro no es médium, y a veces sí hay que decirle con todas las letras lo que queremos si en verdad deseamos que vaya al cumpleaños de nuestra mejor amiga.

A lo que voy con todo esto es que muchos activistas y políticos han luchado por décadas por conseguir matrimonio igualitario y también por que podamos tomarnos de la mano en la calle. Por tanto, debemos tomarlo en serio. BGU3ewaCMAAKDZWNo obstante, una relación seria no tiene por qué significar matrimonio para todos, ni siquiera vivir juntos después de determinado tiempo. Una relación puede ser seria y feliz mucho tiempo, comprometida y sana, pero a veces parece que el amor se acaba. No obstante, esto no tiene por qué pasar: quien tiene interés real por mantener viva la relación, siempre busca formas de mantenerla. Esto puede ser a través de nuevas actividades en pareja, terapia, y saber lo que el otro espera de uno, recordar lo que hizo que se enamorara de uno, y no dejarlo ir. Ojo, esto es trabajo de ambos, si una parte no tiene interés, no tiene caso insistir.

Espero que esto les haya ayudado un poco, si tienen sugerencias o dudas, comenten por favor.