Aunque ya muchos de ustedes están familiarizados con el bullying (acoso escolar) homofóbico, quizá no tantos sepan qué leyes nos ayudan a combatir este problema. Por eso, la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México nos comparte las leyes contra el bullying que nos ayudan a defendernos más allá de un reglamento escolar.

Primero hay que entender que el derecho internacional obliga a todos los Estados a cumplir con los tratados a los que se unan, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y al hacerlo, las leyes nacionales no pueden contradecirlas. Esta declaración garantiza, entre otras cosas, el derecho a la educación, y si el bullying la afecta, éste debe eliminarse.

La CNHD difunde las leyes que luchan contra el bullying homofóbico

La Declaración de los Derechos del Niño dice que los niños tienen derecho a la igualdad, a una protección especial en contra del maltrato para desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal en condiciones de libertad y dignidad; a la educación y a la no discriminación. La Convención de los Derechos del Niño también garantiza estos derechos, lo cual debe desarrollar la personalidad y las facultades e inculcar respeto hacia los derechos humanos.

La ONU y la OEA acuerdan que los derechos humanos se deben promover, proteger y aplicar a todos por igual, sin discriminar por la orientación sexual o identidad de género, y ambas combaten las violaciones de derechos humanos y libertades basadas en éstas (como la pena de muerte, sanciones o torturas).

Un documento global más es el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que dice que todos tenemos derecho a participar en la vida cultural y gozar de los beneficios del progreso científico. Además, los Estados se comprometen a asegurar el derecho para la conservación, el desarrollo y la difusión de la ciencia y de la cultura. Por eso es importante que las personas obtengan educación de calidad, y al oponerse a esto el bullying, éste debe combatirse.

En un segundo nivel, el primer artículo de la Constitución, el documento legal supremo de México, dice que todos debemos gozar de los derechos humanos, que se protegerán, y que no pueden restringirse ni suspenderse. Esto va directamente en contra del acoso escolar por orientación sexual o identidad de género. Pero por si no fuera suficientemente claro, también se especifica que nadie puede ser discriminado por cualquier característica (como la “preferencia sexual”), y que los derechos y las libertades no pueden anularse o menoscabarse, sobre todo de los niños.

Más adelante también obliga a proteger la salud y el bienestar, y brindar educación de forma armónica. La educación debe fomentar el respeto a los derechos humanos y la convivencia humana, y luchar contra la ignorancia, los fanatismos, los prejuicios y los privilegios.

Por su parte, la Ley General de Educación garantiza el acceso al sistema educativo nacional, promueve la justicia, la igualdad, la legalidad, la paz, los derechos humanos y la convivencia humana. Y más específicamente en contra del bullying homofóbico, esta ley dice que se deben desarrollar programas con perspectiva de género, y otros que le enseñen a los padres a tratar igual a sus hijos y a sus hijas y a prevenir la violencia en casa (una de las causad del bullying).

Niños, niñas y adolescentes tienen leyes que los protegen directamente contra el bullying homofóbico

Otras leyes que se basan en la Constitución y en los tratados internacionales son la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación y la Ley General de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes. La primera se opone a la discriminación que limita el crecimiento y desarrollo saludable de los niños. La segunda reconoce y se compromete a respetar por igual a los niños, las niñas y los adolescentes, a considerar su participación y opinión (libertad de expresión) en temas que les afecten, y a proteger todos los derechos mencionados a través de políticas públicas, sobre todo si pertenecen a grupos vulnerables debido a cualquier circunstancia o característica propia (como la “preferencia sexual”). También obliga a las autoridades a ofrecer información sobre salud sexual.

Finalmente, el Código Penal Federal dice que se debe sancionar a quien anule o menoscabe los derechos y las libertades de otros por razones de género, sexo, preferencia sexual, condición de salud, opiniones políticas o cualquier otra característica.

Conocer estos documentos es lo mejor que podemos hacer para eliminar legal y permanentemente el bullying homofóbico en las escuelas en México y el mundo. Cada país debe tener leyes similares, y si no, sus habitantes deben exigirlas a sus autoridades para defenderlos contra este tipo de discriminación.

Y aunque faltan muchas reformas, leyes nuevas y de hecho aplicar y comprobar que estas leyes se cumplan (y que se castigue cuando no es así), el hecho de que estas normas existan y de que se sigue avanzando debe valorarse.

¿Qué opinas?