“Es nuestra naturaleza juzgar a las personas que nos rodean, si ignoran nuestros deseos creemos que son irrespetuosos, si no cuidan a sus hijos concluimos que no son buenos padres, si descubrimos que engañan, suponemos que conocemos sus razones, pero ¿qué pasa cuando por fin nos detenemos un momento a juzgar nuestra propia vida?, puede ser doloroso contemplarnos y ver lo que hemos hecho y todavía más doloroso darnos cuenta de que no tenemos intenciones de detenernos”. Mary Alice Yong

Nos encontramos a diario con la exclusión de la homosexualidad dentro los programas de educación sexual en las escuelas, sin embargo, este se encuentra en lo oculto, ya que la homofobia sí que está en el ámbito educativo a la orden del día a través de actos que señalan nuestra forma de amar como contrario, inferior o anormal o enfermo.

1. Dejar visible la diversidad Sexual en campo educativo.

La capacitación y sensibilización del tema de la diversidad sexual es fundamental dentro del espacio educativo. Será fundamental articular:

  • Campañas informativas despatologizadoras
  • “Escuela para padres” con los temas de diversidad sexual
  • Capacitación en perspectiva de género

– Estos temas son indispensables por que, el profesorado No es sensible a la realidad LGB.

– Tienen miedo a tratar el tema (principalmente por los padres, porque piensan que hablar de homosexualidad fomenta su práctica, etc.).

  • Las y los profesores abordan el tema desde el desconocimiento o el prejuicio.
  • Son es sensibles al tema, pero no saben como abordarlo.

2. Detección del Bullying

El Bullying es “intimidación o maltrato entre compañeros/as, se caracteriza por actos agresivos, que de forma repetida, uno o varios escolares, apoyado/s por el silencio o la inhibición de la clase o el grupo, perpetra/n sobre un alumno/a de manera sostenida en el tiempo utilizando diversas formas: físicas, verbales o sociales, todas con un fondo de maltrato psicológico muy dañino”. Esta modalidad de violencia  Se “normaliza” entre los pares, su ocurrencia y se cronifica la victimización psicológica en quien lo sufre”.

Para evitar el Bullying es fundamental contar con protocolos de actuación que promuevan la detección y laó denuncia, ¿Tu escuela cuenta con alguno? Pregunta por su existencia, sino ¡Exige su elaboración!: Resultará útil mostrar una signos para su detección:

–         La repetición del acto.

–         La duración de la violencia por periodos escolares.

–         La intención de la intimidación.

–         El desequilibrio emocional que genera.

–         La indefinición o silencio grupal.

–         La diversidad de formas en las que toma la violencia.

–         Las consecuencias en la comunidad escolar y familiar.

3. El bullying Lesbo,Bi,Homo,Transfobico

Este tipo de bullying es el que se ejerce contra aquellas personas que expresamente han declarado su homosexualidad, bisexualidad o transexualidad en el ámbito escolar o hacia aquellas a las que esa homosexualidad, bisexualidad y transexualidad se les supone por sus gestos, tono de voz, forma de hablar o de vestir. Algunas investigaciones resaltan el alto porcentaje de estos sujetos (80%) que es maltratado por sus compañeros/as (Rivers, 1996).

3.1 Características del bullying homofóbico

– El insulto hacia la persona:

Incluso antes de tener conciencia de homosexualidad, Bi y Transexualidad se ejerce la violencia por medio de los insultos. Resulta alarmante y entristecedor este hecho y debe servirnos para la reflexión: el niño o niña es tildada de “mariquita” o “machorra”, sin tener conciencia de ser gay o no.

El lenguaje constituye la principal herramienta para la construcción de la propia identidad y la relación con los demás. El lenguaje muestra, además, las desigualdades sociales y las relaciones de poder. Es así como el lenguaje se convierte en el instrumento para dar invisibilidad y humillar a quienes no tienen una existencia gratificante en ese mundo.

– La ignorancia de la Lesbo,Bi,Homo,Transfobia como problema:

Sin una detección adecuada de la lesbo, Bi, homo y transfobia de la comunidad, la violencia se propagará rápidamente, dañando a las personas LGBTTTIQ, por lo que es indispensable realizar denuncias hacia las instituciones escolares, la estrategia es buscar aliados y aliadas, en la familia, la red de amigos, asociaciones civiles instituciones como la CONAPRED.

– Buscar un grupo de pertenencia:

En el sentido anterior, las agrupaciones de la sociedad civil que trabajan el tema de forma respetuosa serán un gran vínculo, enriqueciendo la identidad y fortaleciendo el sentido interior.

– Dejar de ser Víctimas de un doble silencio:

Teniendo grupos de apoyo organizados, pueden orquestar estrategias de resistencia en sus escuelas, agrupándose para idear la forma de denunciar las faltas de seguridad en su institución. Escucha a otras personas como tu, oriéntalas e intégralas a la denuncia, el doble silencio está configurado entre espectadores de la violencia que la viven en el interior de su mente, sufriendo las palabras y los actos vistos.

– El miedo al contagio del estigma:

No hay que tener miedo al contagio del estigma, esto, va dirigido a nuestros aliados y aliadas que pueden ser cuestionados por agruparse con nosotros/as, ¡fortalézcanse!

El mundo es como es, pero también puede ser de otra manera. Y esa es NUESTRA MISIÓN ¡CAMBIARLO!

Y tú ¿qué opinas?

Compartir
Artículo anteriorRoy Galán: poesía viral para corazones millennials
Artículo siguiente7 razones por las que Everardo Martínez nos da pena ajena
Soy Fausto Lamont, tengo 29 años, soy psicoterapeuta familiar de la UNAM y vengo de una familia poco usual, como hijo de "enmedio" aprendí muy pronto en mi vida a escuchar más la música, que la letra de la ópera familiar, y sobre todo, a prestar atención, sólo a la música cuando hay una contradicción entre ésta y la letra.
 Mi curiosidad y la necesidad de encontrar sentido a lo que hacía, me han llevado a espacios como #Soy HomoSensual en donde he podido compartir uno que otro escrito.