“Soy gay” “Soy trans” “Soy bisexual”

Publicidad

Son frases que para las personas LGBTI representan todo un reto la primera vez que se dicen, y no precisamente a otra persona.

Cuando alguien sale del clóset es porque antes ya ha pasado por toda una etapa en la que ha tenido que luchar contra sí mismo y contra sus propios miedos, sus inseguridades y todo aquello que le asusta. Digamos que cuando alguien se asume como LGBTI es quitar el cerrojo de las puertas que le aprisionaban en ese clóset y ahora está listo para salir al mundo real, está listo para compartir con las personas que son significativas en su vida esta gran noticia. Porque eso es y es lo primero que quiero que tengas en cuenta si eres padre, madre o amigo de una persona LGBTI. Es una gran noticia porque al fin se siente tan cómodo consigo mismo que está listo para decirle al mundo. “Mi nombre es… y vengo de Narnia a difundir un mensaje de amor a este mundo mortal”. Bueno, por decir algo. Así que papá, mamá, amigo o colega de escuela y trabajo, siéntete afortunado de tener a una persona en tu vida que ha decidido confiarte una parte de su vida que durante mucho tiempo le asustó o le causó vergüenza. Velo como un regalo, como el inicio de una nueva etapa de una relación y siéntete orgulloso de ser parte de la vida de una persona tan valiente.

Ahora sí, la guía se supervivencia.

Aunque esto lo digo por darle un título que te remita a lo que haré a continuación. No voy a darte consejos de cómo aceptar o cómo aprender a amar a tu hijo, hija o amigo LGBTI. Porque eso sería muy sencillo. Ámale por la maravillosa persona que es. Listo, fin de la guía. Ahora bailemos.

No, en realidad el objetivo de la guía es guiarte con pequeñas acciones para que esa persona que ahora ha salido del clóset contigo, siga teniendo la confianza de recurrir a ti en cualquier circunstancia y tú estés listo para apoyarle y hacerle sentir que no hay nada malo ni vergonzoso en su persona.

Antes que cualquier cosa…

No tengas miedo. Nadie nació sabiendo qué hacer en estas situaciones, pero la ventaja que tienes sobre otras personas que quizá no fueron tan amables con nosotros es que estás leyendo esta guía y eso indica que tienes todo el interés de darle lo mejor de ti a tu hijo o a tu amigo.

La salida del clóset

Probablemente para cuando estés leyendo esto, ya hayas escuchado la frase “Tengo algo que decirte… soy gay/bi/trans…” y no supiste cómo reaccionar. O, tienes una ligera sospecha de que pronto va a ocurrir y quieres estar listo.

Lo más importante en esta etapa es no sobre actuar. Si en ese momento no te sale decir un discurso super incluyente que demuestre que a ti lo que te importa es ver a esa persona feliz, entonces solo dale un abrazo. En serio. El poder de una caricia en ese momento en el que alguien que te ha confesado algo que para él o ella era un gran secreto, es maravilloso. Piensa que es un momento en el que se siente vulnerable y necesita apoyo, cariño. Si estás listo para decir algo, te sugiero lo siguiente:

1- “Gracias por confiar en mí…”

2- “Tienes mi apoyo…”

3- “Te quiero / Te amo y es todo lo que importa…”

4- “¿Ya conoces homosensual.mx? Hay mucha información ahí que te puede ser muy útil…?

Por favor evita:

1- “¿Estás seguro?”

2- “No me lo tomes a mal, pero he escuchado que muchos gays (comentario sobre enfermedades de transmisión sexual, crímenes de odio)”

3- “Siempre quise tener un amigo gay” Sí, chavas… esto va especialmente para ustedes porque pues básicamente no somos una mascota.

4- Caso particular de hombres gays y mujeres lesbianas: “¿Y te vas a vestir de mujer/hombre?” Y no porque no exista la posibilidad, pero es una pregunta bastante invasiva y discriminatoria porque implica que ves como algo negativo que alguien se identifique con un género diferente a aquel con el que nació. Como si fuese vergonzoso querer ser hombre o mujer.

Para el caso particular de las personas trans, evita decir:

1- “¿Y te vas a operar?”

2- Evita por favor comentarios sobre crímenes de odio, uso de baños públicos, o aspecto de la persona como: “Con razón te vistes/actúas así”.

Bajo ninguna circunstancia hagas un comentario que vaya más allá de la información que te están brindando en ese momento. Sé paciente y con el tiempo, tendremos la suficiente confianza de contarte todo aquello que nos inquieta o de responder las preguntas que tengas. Pero, de nuevo, intenta no ser invasivo.

Y tú ¿qué opinas?