Somos adictos a los enamoramientos fugaces. Estamos enganchados a los vínculos instantáneos que destruimos en apenas unos días, a veces en apenas unas horas…

—Roberto Pérez Toledo, Fugaces (2015)

Queridos #Homosensuales, navegaba yo muy contento en las profundas aguas de Tumblr (y les juro que no estaba viendo porno) cuando me encontré con esto…

Yo sé que puede parecer muy millenial hablar de este tema y uno creería que esta onda del ghosting solo le sucede a los chavitos o a quienes utilizan apps de ligue, pero no es así. Primero les platico un poco, el ghosting es una tendencia para terminar una relación sentimental.

¡Gracias redes sociales!

Y es que ya somos unos expertos en establecer vínculos emocionales a través de Twitter, Facebook, Instagram y cuanta plataforma se nos ponga enfrente y nos permita interactuar con alguien. Aunque no nos guste aceptarlo estamos inmersos en una dinámica digital bastante viciada. Internet, fuente de información y memes, también se ha convertido en el recurso perfecto para el ligue, pero dado que internet ofrece tantas y tan distintas opciones, evidentemente son muchas (de verdad muchas) las personas que podemos conocer y que podríamos considerar como buenos candidatos para citas o algo más. A eso hay que agregarle el ‘crush’ del trabajo, la escuela o cualquier otro lugar.

El problema viene cuando se te junta el lavado con el planchado

…y generas en cierta medida un vínculo con varias personas a la vez. Es decir que este fenómeno se da porque a todo mundo le andamos diciendo que ‘sí’, pero no les decimos cuándo.

Puede que muchos hombres o mujeres sean francos al respecto y dejen muy en claro que no quieren una relación formal. Los conozco, los he visto y realmente creo que no tiene nada de malo. Pero, cuando alguien se ilusiona y las cosas no salen como esperabas, lo que antes fueron mariposas se pueden convertir en lombrices.

Ustedes y yo bien sabemos que tener grandes expectativas acerca de una persona o una situación a veces no trae más que grandes decepciones

UnknownDespués de hablar durante un largo tiempo desde darse los buenos días hasta quedarse dormidos con el teléfono en la mano, alguno de los dos (por cualquier circunstancia) comienza a cambiar su actitud y entonces vienen las palomitas azules que antes eran largos párrafos de texto y las largas horas de espera por una respuesta que hacía una semana eran apenas minutos. El ghosting es una manera bastante cruel de hacerle saber a una persona que siempre no te gustó tanto o que hay alguien que te gusta más. Porque esa es la verdad. Pero la verdad es incómoda y a veces puede doler y por eso para “no hacerle daño a alguien” elegimos desaparecer de su vida. Y con lo fácil que es hoy en día bloquear a alguien de redes sociales, simplemente muchas personas deciden alejarse sin dar una explicación…

Que en realidad es la mejor explicación

Porque si a una persona no le interesa responder tus mensajes y te dejó de seguir o te eliminó de su lista de contactos, en definitiva es alguien a quien no le importas y que en definitiva no necesitas en tu vida. Por muy feo que pueda sonar, esa es la verdad. Y les escribo esto como alguien que ha estado del otro lado. Sí, yo le he aplicado ghosting a alguien creyendo que era lo mejor para no herir sus sentimientos y por supuesto que me equivoqué y me arrepentí. En resumen, el ghosting es el resultado de una persona demasiado asustada en decir “no”.

Es sencillo establecer vínculos con las personas. Ya sea por intereses en común o por simple química y no voy a decir que es maravilloso. Conocer, encontrarte gente que desate en ti una emoción es increíble, pero muchas veces esas emociones son como fuegos artificiales. Y es por ello que debemos ser más conscientes de lo que escribimos, de lo que decimos, de cómo tratamos a otras personas para no emocionarlas de más. Tampoco digo que sean fríos y calculadores pero tomen en cuenta esto.

Si aún no decides si te vas a quedar, es mejor que no te pongas cómodo…

Y ya para despedirme, les dejo un abrazo y este cortometraje de Roberto Pérez Toledo que explica bastante bien lo que sucede con estos vínculos Fugaces a los que nos hemos vuelto tan adictos y que sirvió como materia prima de inspiración para este artículo.