¿Qué tal, queridos #Homosensuales? Espero que hayan disfrutado éste puente, para que tengan una semana bastante productiva y es que precisamente de eso quiero hablarles, porque en su trabajo muy probablemente pregunten como pasaron el fin de semana y ustedes contestarán sin ningún problema, sobre todo sí lo pasaron con su familia, pero aquellos que aún no “salen del closet” en su trabajo puede ser una situación bastante incómoda que hagan esa pregunta, más aún sí sus fines de semana los pasen con su pareja.

trabajoActualmente ya existen muchos organismos encargados de proteger los derechos de la comunidad LGBT y bastantes asociaciones que buscan la aceptación de la familia y la integración en las escuelas, que son considerados los principales centros de desarrollo social, sin embargo, en cuanto al lugar de trabajo no se tiene un gran avance, claro que los Derechos Humanos protegen a quien sea víctima de discriminación, pero la integración a cualquier gay, lesbiana, bisexual o transgénero con sus compañeros de trabajo es algo relativamente nuevo.

Es complicado hablar de un organismo (nacional o internacional) que se encargue de eso, pero si debe ser trabajo de cada empresa que busque la integración de la comunidad LGBT a su trabajo ya que, desafortunadamente, la mayoría de los trabajadores gay/lesbianas no son abiertos con su orientación sexual en sus trabajos por miedo a que esto les impida desarrollarse profesionalmente, probablemente por discriminación o porque no los consideren capaces del puesto.

Puede ser que uno no ande pregonando a los cuatro vientos que es homosexual, pero no compartirlo con los compañeros de trabajo provoca que haya tensión en las relaciones laborales, ya que para muchos resulta incómodo recibir preguntas de su vida personal y no poder contestarlas honestamente, por lo tanto se debe ser reservado y provocando que se limite la productividad del personal.

Dicho temor a “salir del closet” en el trabajo es incrementado, en muchas ocasiones, por los comentarios homofóbicos o de burla por parte de compañeros y es que uno como gay intenta recibir señales de aceptación para que evitar futuros problemas, mientras que los demás parecen sólo discriminar. Aunque también es cierto que hay mucha gente que no tiene ningún prejuicio hacía la comunidad LGBT pero no sabe cómo acercarse a quien podrían considerar gay, sí bien porque por un lado no están seguros de que realmente su compañero sea gay o porque no comprenden el “lenguaje de la homosexualidad”.

amo_a_mi_companero_de_trabajo_gay_png_postal-r0d58999234c74b3da9aca7c66c497dcb_vgbaq_8byvr_324Brian McNaught es un asesor en diversidad que ha educado a otros en temas gay, lésbicos, bisexuales y transgénero por casi 40 años a través de libros, DVD, páginas de internet y otros recursos, él señala que el “lenguaje de la homosexualidad” “Es un tema que no fue platicado en sus escuelas, iglesias o casas. Como resultado tienen ansiedad. Si no sabemos que palabras usar -“orientación” o “preferencia” sexual (es orientación); “pareja” o “compañero de cuarto” (es pareja)- generalmente se quedan callados”.

Lo que  es un hecho, es que necesitamos que cada empresa tenga políticas para la integración de la comunidad LGBT, pero más importante, que el personal las practique para que sea realmente “seguro” y podamos ser nosotros mismo sin que tengamos que ocultarnos, claro que no porque la homosexualidad sea lo único que nos defina, es obvio que al trabajo vamos trabajar, pero siempre es mejor hacerlo en un lugar donde puedas hablar libremente de tu vida con quien quieras sin que eso represente ser rechazado.

Recuerden seguirme en twitter como @Risastian y coméntame si sabes de alguna empresa en la que se integre a la comunidad LGBT.