"El Bullying no es un juego" ¡Ok! ¿Y ahora?

El fenómeno del bullying ha cobrado una gran fuerza e importancia en los últimos años, ejemplo de ello es la campaña lanzada en redes sociales “#ElBullyingNoEsUnJuego”, donde celebridades y diversas personalidades desaprueban esta práctica que se manifiesta con mucha frecuencia dentro y fuera de las escuelas, afectando a niños física y emocionalmente.

bullying-600x410Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, México ocupa el primer lugar a nivel mundial en casos de bullying en el nivel de educación básica, afectando a 18 millones 781 mil 875 niños de primaria y secundaria, sin mencionar a los adolescentes.

Lo verdaderamente preocupante de todo esto, es que algunas personas e incluso autoridades, centran más su atención en promover severos castigos para quien realice esta práctica en lugar de enfocarse en prevenirla.

En la página web de la presidencia de la República, se anuncia que “la SEP pondrá en marcha, en el último trimestre de este año, un programa piloto para prevenir y reducir el acoso escolar en escuelas de preescolar, primaria y secundaria de todo México”, lo cual se agradece y aplaude, sin embargo mientras llega el mes de octubre ¿qué se hace?

01_bullyingAhora bien, esperamos que las personas entiendan que el bullying no es exclusivo de las escuelas, sino que también se da en otros ámbitos y por diferentes razones como el bullying homofóbico, el cual es el ejemplo perfecto para hacer notar que la responsabilidad de quien hace bullying no recae solamente sobre el agresor pues la homofobia no es innata, se aprende y se replica, tal como los prejuicios, la discriminación y la educación que se reciben dentro y fuera de la escuela.

Por eso nos atrevemos a decir que es más importante educar que castigar, porque mientras vivamos en una sociedad intolerante, llena de prejuicios, desinformada y cerrada, casos como el que se vivió hace poco en Tamaulipas donde un pequeño perdió la vida seguirán sucediendo.

Por otra parte, también resulta preocupante que algunas autoridades mencionan que para actuar es necesario hacer primero un reconocimiento del problema”, es decir estudiarlo, para luego implementar acciones para su prevención; con lo cual estamos de acuerdo, sin embargo ya existen estudios en lo que podrían basarse para actuar mientras analizan y actualizan la situación actual e implementan de acuerdo a ello, acciones posteriores.

bullyinhomoHablamos de estudios como la Encuesta Nacional de Bullying por Homofobia que enehache.com, Youth Coalition for Sexual and Reproductive Rights, Cojess México y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos hicieron en 2012 sobre bullying homofóbico.

O bien el estudio realizado por McAfee de noviembre de 2012 donde se reveló que 47% de las jóvenes entre 12 y 16 años en México han sufrido algún tipo de agresión a través de las redes sociales, el famoso cyber-bullying.

Para muestra un botón

En California, Estados Unidos, un niño de siete años está ayudando a educar a sus compañeros de clase acerca de los efectos negativos del bullying. Su nombre es Cameron Thompson y comenzó con esta valiosa lección al darse cuenta de que el bullying era algo malo cuando vio el daño que le ocasionó a un compañero por burlarse de él, tan sólo porque llevaba una muñeca la escuela.

Luego de su mala acción, la madre de Cameron le hizo escribir una carta a su compañero disculpándose por haberlo molestado, pero la lección más valiosa que recibió fue la explicación que su madre le dio acerca del por qué era malo hacer bullying.

A pesar de la disculpa, Cameron se seguía sintiendo mal por haber cometido el error de haber agredido a su compañero, y fue entonces cuando a su madre se le ocurrió una idea para ayudar a su hijo y a otros niños a aprender acerca del bullying. El resultado fue crear un “club anti bullying en su escuela”, el cual tuvo un impacto muy positivo superando incluso las expectativas de todos.

Debido a los buenos resultados, pensaron en esparcir el mensaje y la experiencia de Cameron en el siguiente video, el cual es una muestra de que reprender resulta mucho más fácil que educar, pero también es menos efectivo.

Y tú ¿qué opinas?