¿Besar o no besar a tu [email protected] en público? Estas son algunas razones por las que SÍ debes darle amor a tu [email protected] a pesar de que aún existan los homofóbicos. 

Yo nací en D.F., lugar al que ahora debo llamar CDMX. A lo largo de mi vida he visto cómo ha ido evolucionando la sociedad y cómo con el paso del tiempo cada día hay más parejas homosexuales que muestran su afecto en la vía pública. Esto se me hace algo muy valiente, ya que a pesar de que ahora en distintos países las parejas del mismo sexo pueden casarse, muchas personas LGBT siguen siendo atacadas, discriminadas —¡y hasta encarceladas!— alrededor del mundo.

Yo siempre tuve miedo de ser agredida verbal o físicamente, por eso soy de las que evita besarse en la vía pública o ir tomada de la mano o dar muestras de afecto demasiado llamativas. Esto debería ser al revés: debería de besar y tomar de la mano a quien amo sin importarme lo que piensen los demás, pero insisto, antes me daba miedo porque la sociedad era más cerrada, y aunque hoy ya no siento miedo específicamente, pienso que es mejor «no exponerme». Y eso está de la fregada. Por eso sonrío cuando veo a dos chicas caminando de la mano por la Condesa o a dos chicos en la Zona Rosa o a una mujer despidiéndose de su novia en el aeropuerto, etcétera. Los admiro porque gracias a ellos cada vez más gente aprenderá que las parejas homosexuales son una realidad y que tienen la obligación de cuando menos respetarnos; si no nos aceptan pues ni modo, pero al menos nos deben respeto.

Les dejo algunas razones por las que creo que SÍ debes mostrar afecto a tu pareja en la vía pública.

Todos somos libres de amar a quien queramos ¡y demostrarlo!

Antes nos hacían creer que ser homosexual era «cosa del diablo». De hecho, mucha gente aún cree esto a pesar de que vivimos en el siglo XXI y muchos homosensuales aún son víctimas de sus familias: son juzgados, tratados de distinta forma que sus [email protected] y hasta exiliados. Es triste que aún sucedan estas cosas pero bueno… un día a la vez. Si nosotros no tomamos a nuestra pareja de la mano en la vía pública es como si hacerlo fuera algo «malo». Y no lo es. Supongo que yo no lo hago nunca porque a mí me educaron con la idea de que ser gay era «malo», era una «vergüenza» para la familia entonces había que «ocultarlo». No dejen que a futuras generaciones les metan este mismo trip a la cabeza. ¡Muestren su amor! La próxima vez yo intentaré hacerlo. Más bien: LO HARÉ.

Los heterosexuales también lo hacen.

Mostrar tu afecto puede causar que heteros te tomen fotos o videos. Meh. / Foto: Youtube

No es justo que una pareja heterosexual pueda ir de la mano por la calle o besarse en público y que una pareja homosexual, no. Todos somos iguales y tenemos los mismos derechos. Aunque, bueno, hay límites. Luego hay parejas heterosexuales que están casi, casi cogiendo ahí en el bar o en la calle y pues eso ya no está padre porque nadie quiere ver eso tampoco. Dense amor pero si la cosa ya se puso buena, por fa get a room.

Ayudarás a que otros homosensuales vean que está todo bien y que no tienen de qué avergonzarse.

Si yo veo a alguien solo, bailando ridículamente, es probable que mire de lejos y diga «órale, qué loca persona». Si de pronto llegan 10 personas a bailar ridículamente junto a él, puede que diga «órale, qué locos todos». Si llegan 100 personas más a bailar ridículamente, yo seré la ridícula y amargada si me quedo sola en un rincón, sin divertirme. Así que si quieres bailar ridículamente (mostrar tu lado cursi y tu afecto desmedido), ¡hazlo! Además, si yo sé que alguien puede bailar ridículamente y nadie va a aventarle piedras, llegaré a la conclusión de que yo también puedo hacerlo.

*Aclaro: no estoy diciendo que ser gay y mostrar tu afecto es igual a bailar ridículamente, solo pienso que la historia de este ser que pueden ver a continuación es una muy buena analogía.

Ayudarás a que personas heterosexuales abran sus mentes.

Conozco gente que odiaba a los homosexuales o bisexuales o transexuales hasta que conocieron a [email protected] Mi familia es religiosa y durante mi infancia (y lo peor es que incluso ahora) he oído a tíos míos decir palabras como «marica» o pedirle a sus hijos que no «sean maricones». Yo nunca llegué con una credencial a decirles: «Hola, familia, fíjense que bla, bla, bla». Creo que no tenemos que darle explicaciones a nadie, mucho menos de nuestra sexualidad. Sin embargo, a estas alturas de la vida supongo que todo el mundo lo sabe y así pueden darse cuenta de que esa persona con la que han convivido toda la vida no se volvió mejor ni peor por andar con una persona del mismo sexo. Ser heterosexual o bisexual o lesbiana o trans no te hace una mejor o peor persona. La gente debería recordar esto.

No puedo terminar esta nota sin mencionar esta realidad: es un hecho que mostrar tu afecto en la vía pública siendo una pareja homosexual también puede ponerte en una situación de riesgo. Esto es lamentable y ya sea en Inglaterra, México, Chile o Estados Unidos, siguen habiendo ataques a parejas que no están haciéndole daño a nadie: solo están amándose y punto. Así que bueno, tristemente hay que tener precaución y estar atentos. Deseo y confío en que esto algún día parará.

También es cierto que si muestras afecto a tu pareja puedes ser discriminado; pueden hasta negarte el acceso a un lugar o correrte de un establecimiento. Si esto sucede, no olvides DENUNCIAR. Puedes hacerlo a través del Consejo para prevenir y eliminar la discriminación de la CDMX (Copred).

Cuéntenme, ¿ustedes muestran su afecto en la vía pública? ¿Cómo ha reaccionado la gente? Que viva el amor. 

¿Qué opinas?