*Se pone su uniforme de Doctora Corazón*

Homosensuales míos, la primavera ya está sobre nosotros, al caminar por la calle nos detenemos a oler las flores, a disfrutar el azul del cielo, y a ponernos a pensar en el sabor del lubricante… Y aunque no me gusta discriminar, hoy le escribo a los homosensuales que tienen a alguien que los hace sonreír cuando reciben sus mensajes de Whatsapp, claro que los que no lo tengan pueden igual tomar un par de los siguientes tips para cuando llegue. De lo que hoy se trata es de ponernos a pensar en festejar un aniversario.

Y no, no les voy a hablar de ir a su restaurante favorito, ni de ir al cine/teatro/concierto y ver lo que él/ella quiera, ni de comprarle el perfume que saben bien que quiere gracias a sutiles indirectas como encontrarse en su coche el catálogo con un Post-it en la página y un gran círculo y flechas rojas marcándolo. Les quiero sugerir formas de festejar un aniversario verdaderamente diciéndole que es importante para ustedes.

Ya sé que va a sonar trillado, pero creo que lo mejor es hacer algo original, nuevo y/o memorable. Piensen bien en lo que puede significar cada una de estas palabras para ustedes y sus medias naranjas: original es hacer algo que ningún ex de sus parejas haya hecho antes, algo nuevo para ambos siempre es bonito, y traten de que sea algo que recuerden sonriendo en cinco, diez, treinta o cincuenta años.

Por ejemplo, un Día de San Valentín planee algo nuevo en la habitación, así que pueden aprovechar esa fecha especial para volver realidad esa fantasía que hace años anda rondando sus cabecitas (disfraces, una nueva posición, juguetes, jockstraps, crema batida/chocolate/Nutella, bdsm, golden showers#NoSoyQuienParaJuzgar). Lo mejor del sexo en un aniversario es que ya tienen un rato con esa persona, saben lo que les funciona y lo que no, entonces no puede fallar.

No un show cualquiera

Una cosa es ir al teatro a ver una obra que lleva siglos en cartelera, y otra es ir a un espectáculo verdaderamente único. Si la gira del Ballet de Moscú o de Adele coincide con su aniversario, claro que vale la pena, sobre todo si el espectáculo va a estar solamente unos días en su ciudad. En una ocasión me sorprendieron llevándome a ver Las Bodas de Fígaro, no solamente porque era nuestra primera vez en la ópera, ni porque él sabía que yo llevaba años queriendo ir a la ópera, además porque él quiso hacerme muy feliz a pesar de que a él no le entusiasmara escuchar tenores y sopranos (de hecho él se durmió un poco… aunque para ser justos fue en el primer acto, que no es el más entretenido, pero igual, lo hizo por mí).

Ya también a estas alturas deben conocerle bien sus gustos. No es lo mismo regalar algo genérico como el Best-seller que todos están leyendo, una tarjeta de regalo de Zara o algo de Bed, Bath and Beyond o Best Buy que necesita, que darle algo que demuestre que prestamos atención, como una litografía de su artista favorito o la primera edición de su libro favorito de la niñez  como Chandler Bing. Una vez vi, sin querer y en el Guggenheim, un libro MUY CARO de su arquitecto favorito… tuve que comprárselo.

¿Picnic?

Ya sé que ya les dije que un restaurante es cliché, pero una cena puede llegar a ser muy romántica… si uno la hace. Ya sé también que aquí no estoy descubriendo el hilo negro, pero si repito lo que ya muchos dijeron, es para enfatizar el éxito garantizado de cocinarle. A lo que aquí vengo es a recomendar algo a los que no se atreven a entrar a la cocina y guardan suéteres en su estufa como Carrie Bradshaw. Todos podemos hacer algo sencillo pero delicioso, si somos creativos. Una baguette o un croissant no tiene por qué ser de queso amarillo y jamón ser súper. Piensen gourmet y mezclen, hay mil ingredientes deliciosos: jamón serrano, mostaza dijon, jamón selva negra, tapenade, jitomates deshidratados, queso provolone, albahaca…. Atrevernos a combinar puede llegar a ser exquisito, para una botana con una simple galleta unan queso brie o camembert con mermelada de chabacano, higo o frutos rojos; o pera, miel y nueces. Y para el postre pueden simplemente quitarle el centro a unas fresas con un cuchillo puntiagudo y rellenarlas de Nutella.

Cuiden los extremos

Claro que el esfuerzo siempre se agradece, pero hacerle un collage de fotos, una playlist con canciones importantes para ambos o una presentación de Powerpoint está como de prepa, y cubrirle el coche con Post-its en forma de corazón con mensajes cursis no es nada ecológico ni práctico. Pero tampoco se vayan al otro extremo, una pancarta gigante cayendo del paracaídas, una flashmob, la punta de la Torre Eiffel o un cocktail sorpresa y elegante con todos sus amigos y familiares deben mejor guardarlo para cuando le den el anillo… o prepárense para superar algo de esto con otra cosa mejor.

¿Qué opinas?