De acuerdo a la 2da. Encuesta Nacional sobre Violencia Escolar basada en Orientación Sexual e Identidad de Género, la mitad de los profesores y directivos no apoyan a los estudiantes LGBT que denuncian ser víctimas de bullying. De esta forma, la violencia hacia nuestra comunidad se legitima en muchas escuelas. 

Más de 1,700 estudiantes LGBT de secundarias y preparatorias de todo el país participaron en la Encuesta que se llevó a cabo a través de internet. Las y los estudiantes fueron reclutados a través de anuncios en redes sociales. El estudio lo llevaron a cabo la Fundación Arcoíris, la organización de mujeres El Clóset de Sor Juana, e INSPIRA A.C.

El problema no va a desaparecer si no hablamos de ello

El 54% de los participantes reportaron estar fuera del clóset con sus compañeros de la escuela y 31% con el personal escolar. Aquellos que son abiertamente LGBT, tuvieron mayor probabilidad de experimentar violencia. Por otro lado, 60% considera que tiene al menos uno o más profesores LGBT, hecho que inspira mayor confianza en caso de necesitar hablar con algún adulto.

En cuanto al abordaje de temas de diversidad sexual en el currículo escolar, un tercio dijo que nunca se ha tocado en ninguna materia, un 30% dijo que se ha tocado de manera positiva y un 24% que se ha abordado de manera negativa. Las principales materias donde se ha abordado son Formación Cívica y Ética así como Español.

En cuanto a materias, cabe resaltar que muchos de los estudiantes que han experimentado bullying, lo han vivido en la clase de Educación Física por la que muchos tratan de evitarla.

Los participantes que reportaron ser víctimas regulares de la violencia escolar tuvieron un 24% de mayor probabilidad de presentar sintomatología depresiva y de faltar a la escuela en el último mes sin tener justificación.

Es decir, el impacto en la salud mental puede ser fuerte y puede provocar que muchas personas, particularmente las trans, abandonen la escuela ante la imposibilidad de asistir a clases de manera segura o incluso por el reglamento que en la mayoría de ocasiones prohíbe el uso de prendas que no corresponden al género de la persona.

Además de cifras, también se compartieron algunos testimonios como los que se presentan a continuación:

“Quienes mas bullying sufren son las chicas trans. Anteriormente hubo una chica aquí en la prepa a la que tuvieron que sacar porque le hacían demasiado bullying, no era su culpa pero a quien corrieron fue a ella. No tenia el apoyo de su padre, solo su mamá y la escuela no pudo hacer gran cosa. Suspendieron a algunos chicos pero eran demasiados y finalmente la chica fue quien se fue”.

“Me siento muy incómodo en la escuela porque siempre se refieren a mi como ‘poco hombre’ la mayoría de mis compañeros y compañeras heterosexuales. También he recibido ese mismo comentario por parte de algunos maestros e incluso por los padres de mis mismos compañeros”.

“Viví más acoso en mi etapa de secundaria que ahora en el bachilleres. Antes era mucho más inseguro y no estaba fuera del closet y mis compañeros siempre me pegaban y se burlaban de mí. Ahora puedo decir con seguridad que todo eso ha cambiado porque ahora no tengo necesidad de esconderme con alguien y enfrento a cualquiera que se meta conmigo por mi género. Creo que en este lapso de 3 años desde que salí de la secundaria las cosas se han abierto en México”.

Ricardo Baruch, colaborador del portal LGBT Homosensual y co-investigador del proyecto, mencionó que se necesita que la SEP tenga un mayor compromiso para que se incluyan contenidos sobre diversidad sexual en la curricula de varias materias, como ya lo ha recomendado la UNESCO a nivel mundial.

A su vez, Roberto Baeza de Fundación Arcoíris dijo que en el marco de acuerdos internacionales que ha firmado el Gobierno de México, se debe atender la violencia hacia personas LGBT  en todos los ámbitos de su vida, incluyendo la escuela, ya que las vivencias en esta etapa repercutirán por el resto de sus vidas. Por último, Rubí Romero del Clóset de Sor Juana, invitó a otras instituciones como la Secretaría de Salud, CONAPRED y la Secretaría de Gobernación a colaborar para erradicar la homofobia y la transfobia en las escuelas.

¿Qué opinas?